El placer de la música supera el del amor